El Senderismo en libertad es el senderismo autoguiado, el que se realiza sin guía ni grupos organizados. Se practica en solitario o en pequeños grupos naturales, por rutas señalizadas o diseñadas a medida y siempre en entornos alejados de los espacios urbanos por los que discurre nuestra rutina diaria.

Es una experiencia liberadora de miedos y rutinas. Proporciona un conocimiento exhaustivo del destino, con el que interactuamos sin intermediarios, aprendiendo a confiar en nosotros mismos y en cuanto nos rodea. Permite además, una auténtica comprensión de la historia, la cultura y la naturaleza que visitamos. No se trata de admirar el paisaje, sino de formar parte de él.

Practicarlo con seguridad requiere de una organización profesional que vele por nuestra integridad y asegure un trato respetuoso con el entorno. Estas empresas pueden facilitarnos además diversos servicios como información, reservas, transporte o asistencia en ruta. Deben ser siempre operadores locales, buenos conocedores del medio y comprometidos con su conservación y desarrollo.

La forma más extrema (y divertida) de practicarlo es hacerlo en solitario y sin un destino prefijado. Se trata sencillamente coger la mochila y ponerse a caminar, dejando que el camino despliegue todas sus posibilidades y decidiendo en cada cruce la dirección adecuada. La necesidad de comida, agua, refugio o alojamiento, se transforma así en oportunidad para conocer el medio y sus gentes. Caminar sin rumbo procura una sensación inagotable de libertad.

De forma más moderada puede practicarse en pareja, familia o con grupos reducidos, fortaleciendo los lazos que nos unen a los compañeros de viaje. Conviene en estos casos  asegurar de antemano unos mínimos (alojamiento) que minimicen las fricciones en el grupo, eligiendo con cuidado el nivel de exposición al medio que queremos afrontar, pero dejando siempre un hueco a la improvisación.

La Rioja, su diversidad paisajística, el enorme patrimonio histórico y cultural que conserva en un espacio que es posible recorrer en pocas jornadas, se ha convertido en un destino idóneo para senderistas de todas las edades. Más de 1.400 Km de senderos bien señalizados, una red de alojamientos rurales de calidad y bien distribuidos, bodegas, balnearios, centros de interpretación… La Rioja es una tierra para caminar en libertad.