¿Quieres conocer y fotografiar las más de 45 especies de orquídeas? Juan Arguisjuela de Silvestres Ezcaray nos explica en este artículo algunos de los secretos botánicos y naturales de la Sierra de la Demanda, entre ellos nuestro nombre: Androsela.

 

La sorprendente riqueza natural que acapara este valle, todavía hoy, logra permanecer indisolublemente unida a una profunda raigambre histórica y cultural, materializada a través de una suerte de variopintos paisajes de montaña, únicos e inigualables. Tal circunstancia, llega a concebirse  gracias al privilegiado posiciona-miento geográfico que posee dicha comarca dentro de la propia frontera peninsular, quedando estratégicamente localizada en la parte central de su tercio norte. A las arduas condiciones que impone el bioclima característico de la alta montaña medi-terránea debemos unir, por su cercanía, otra impronta meteorológica que lo hace si cabe más dulce y gratificante, proveniente del Norte y que favorece el despliegue de un clima atlántico de tipo eurosiberiano.

 

 

La enorme diversidad ambiental que genera la influencia de estos climas contrapuestos, se ve magnificada por los peculiares condicionantes topográficos y geológicos propios de la Sierra de La Demanda. Los contrastes de altitudes, de orientaciones y exposiciones, los distintos afloramientos de roca y tipologías de suelos,…se convierten en una suma de factores que favorece la existencia de una sobresaliente comunidad florística y faunística excepcional. Y lo que es más importante; que todo ello consigue concurrir en un marco territorial sumamente reducido, donde los valores de biodiversidad asociada se cuentan entre los más elevados del ámbito peninsular y también europeo.

Entre las más de 1.000 especies botánicas  catalogadas en la zona, podemos destacar dos aspectos que llegan a generar el máximo interés. Por un lado, acentuar la singular presencia de una población endémica, y por lo tanto única, de una especie de primulácea ligada a los espacios de la alta montaña demandesa, denominada Androsela riojana y que cuenta con unos pocos cientos de individuos repartidos en dos emplazamientos. Y por otro, la asombrosa diversidad de orquídeas silvestres que pueden llegar a obser-varse en el seno de sus múltiples valles y montes. En total más de 45 especies con sus variedades más afines. La que termina siendo una de las más elevadas e interesantes para todo el conjunto de la Península Ibérica, y  que convierte a este en valle en un consabido referente de visita obligada dentro del panorama orquideológico nacional e internacional.

Desde Silvestres Ezcaray, empresa especializada en turismo de observación de la naturaleza, proponemos una serie de visitas guiadas con el fin de poder contemplar y fotografiar el mayor número de especies en el momento de su floración y en sus hábitats naturales: itinerarios por bosques, praderas húmedas y matorral de degradación. Y que mejor manera que disfrutando del buen tiempo prima-veral que nos ofrece la villa riojana de Ezcaray, inmersa en un entorno paisajístico sin igual. Eso sí, siempre desde el respeto y la admiración, velando por la preservación de las especies y su medio natural.

Los meses de mayo y junio resultan los más indicados para realizar esta actividad, pues es cuando converge la floración del mayor número de espe-cies. La visita pude llevarse a cabo durante una jornada completa o bien el transcurso de dos mañanas consecutivas. Incluye guía intérprete conocedor del terreno y desplazamientos en todoterreno 4×4.  Grupo de 2-8 personas.

Información y reservas de actividades naturales en la Sierra de la Demanda:

http://silvestresezcaray.blogspot.com.es/

silvestresezcaray@gmail.com