Laguna – San Román es un sencillo recorrido por el Camero Viejo que permite ver los efectos de la despoblación sobre un territorio de antiguos esplendores nobiliarios. Un paseo por La Rioja olvidada, que se resiste a desaparecer.

Contacta con nosotros para resolver cualquier duda sobre este recorrido o acceder a los servicios que necesites: traslado fin/inicio del recorrido, alojamiento, transporte de equipaje, asistencia en ruta, guía…

Datos técnicos: 

  • Lineal
  • 15 Km.
  • Desnivel acumulado: +707 m. -913 m.
  • Señalización: Sí.
  • Dificultad: Fácil (sin dificultad técnica, pero muy expuesto al medio)
  • Salida / fin: Laguna – San Román
  • Descarga GPX.
  • Ver todas las etapas.

Puntos de interés:

Hitos:

  • 0 Km. Laguna.
  • 2,8 Km. Solar de Tejada (1.000 m.)
  • 6,8 Km. Muro en Cameros (municipio 1.091 m.)
  • 10.5 Km. Torre en Cameros (municipio 1.152 m.)
  • 15,6 Km San Román de Cameros. ( 831 m.)

Descripción del recorrido

La etapa parte de la iglesia, que rodearemos por su izquierda hasta encontrar un camino en la parte posterior.

Recorrido corto y de suaves pendientes. Transcurre por el valle del río Tejada a través de diversos barrancos tributarios del río Leza. El paisaje es de bancales de cultivos abandonados, pastizales y algunas dehesas comunales, únicos vestigios arbolados de esta comarca.

El sendero, de hermosas vistas, esta plagado de rincones melancólicos, como el Solar de Tejada con su enorme caserón y escudo nobiliario, recuerdo de no tan antiguos esplendores.  Muro de Cameros y Torre en Cameros, son un claro reflejo del proceso de desertización poblacional que sufre la comarca.

Tras la “portilla de la dehesa de San Román” el camino desciende entre quejigos centenarios hasta San Román de Cameros.

El medio natural

Paisaje deforestado cuyo único arbolado lo constituyen las dehesas comunales (Torre y San Román). Estas dehesas, tesoro natural y cultural, permitían al conjunto de los vecinos acceder a pastos y leña para los inviernos. En muchos casos se las denomina dehesas boyales  (del término castellano buey o del latín bos o bovis) servían para guardar los sementales comunales y el ganado de labor.

Historia

Por su valeroso comportamiento en la batalla de Clavijo (844), recibe Sancho de Tejada de su rey D. Ramiro, el Privilegio por el cual son sus descendientes, hombres y mujeres, libres e iguales, dueños y señores de sus tierras (más de 500 ha. mancomunadas e indivisibles) hasta el final de sus tiempos. Es un derecho de sangre, que pasa de generación en generación. Mantienen así un árbol genealógico milenario, que se conserva en un viejo arcón, cuya apertura precisa de cada una de las llaves que conservan los “Claveros” en cada uno de los municipios vecinos. Desde 1.460 hasta la actualidad, todos los jefes de estado, han confirmado estos privilegios.

Recomendaciones:

  • Caminaremos por un territorio despoblado, los municipios tienen muy pocos habitantes y escasez de servicios. Atentos a las provisiones y a la batería del móvil.

〈 Etapa anterior  Etapa siguiente〉