Los Pancrudos son un pequeño cordal con cuatro cimas superiores a los dos mil metros. Su proximidad a los picos San Lorenzo y Urbión, los más elevados de La Rioja, ofrece un paisaje de alta montaña, con preciosas vistas panorámicas. Para disfrutar del recorrido se recomienda elegir días despejados.

Contacta con nosotros para resolver cualquier duda sobre este recorrido o acceder a los servicios que necesites: alojamiento, asistencia en ruta, guía…

Datos técnicos:

  • Circular (Inicio y final lineal)
  • 17,8  Km.
  • Desnivel acumulado: + 1.285 m; -1.276
  • Señalización: No. Coincide en parte con el GR 190
  • Dificultad: Moderada
  • Salida / fin: Monasterio de Valvanera
  • Temporada: Verano, Primavera y Otoño.
  • Descarga GPX.

Cuarta cima de los Pancrudos

Puntos de interés:

Hitos:

  • 0 Km. Monasterio de Valvanera (998 m.)
  • 4,6 Km. Cruce GR 190 (1.688 m.)
  • 5,6 Km. Senda Hoya de los Pancrudos (1.650 m.)
  • 6,9 Km. Cima de Los Pancrudos (2.077 m.)
  • 8,8 Km. Pancrudo 4 (2.058 m.)
  • 9,7 Km Refugio Ocejo (1.858)
  • 10,93 Km. Refugio abierto (1.740 m.)
  • 13,3 Km. Cruce GR 190 (1.688 m.)
  • 17,8 Km. Monasterio de Valvanera (998m.)

Paisaje desde la ruta de los Pancrudos

Descripción del recorrido

Accedemos al Monasterio por LR 435, la única posible, y nada mas entrar veremos el aparcamiento. Al final de la fachada se encuentra la cafetería, una fuente para repostar y el cartel que anuncia la GR 190, punto de inicio de la ruta.

Comenzamos ascendiendo por la senda que se interna en un bosque mixto, sombrío y fresco. A los pocos metros atravesamos una puerta metálica, la casa de los guardas forestales, y continuamos atentos  a las marcas del GR 190 . Hasta llegar a los píes de los Pancrudos no es necesario abandonar estas marcas, nosotros lo haremos por buscar algún atajo.

En poco más de medio kilómetro alcanzamos una pista que cogeremos por la derecha, ascendiendo, y la seguiremos hasta el p.k. 2,4. En el recorrido hay mucha pista, pero las vistas son bonitas y, si exceptuamos los cazadores, no suelen tener tráfico molesto. Nos introducimos de nuevo en el bosque, la pendiente se pone más dura, pero con un poco de calma es llevadera. Cruzaremos de nuevo la pista y en el p.k. 3,3 alcanzamos el “Collado el Bierzo”.

Las vistas son excelentes, continuamos el collado hacia la izquierda; estamos de nuevo en pista y con la señalización GR. Pronto aparece un pequeño refugio (nosotros no nos acercamos, había mucha arma suelta) y poco más adelante el cruce del GR 190. Seguimos en dirección a Ezcaray. A nuestra izquierda se dibujan dos Hoyas y al parecer es posible ascender por las dos. A simple vista se ve que siguiendo la pista hay otra vía de ascenso (Collado Artaza), de mayor longitud y menor inclinación.

En la primera Hoya (fuente del Oro) nace el hermoso valle del Tobía, nosotros nos decidimos por la segunda. Es un mar de brecina (matorral bajo) sin senda definida. Se avanza con dificultad pero la dirección es clara. Sin llegar al corazón de la hoya nos dirigimos hacia la derecha para alcanzar el collado y después a la izquierda buscando la cumbre.. La pendiente se hace más dura, pero son pocos metros y a cada paso nos giramos para observar el valle y al fondo las peñas de Tobía. Alcanzado el collado nos restan escasos 400 metros para la cima. Descanso y fotos, muchas fotos.

El resto de las cimas son un bonito paseo que aprovechamos para ir identificando cimas y sierras, mientras planeamos nuevas salidas.

De la cuarta cima se sale en descenso muy abrupto y sin senda clara. Son 900 metros que las rodillas recordarán. Llegados al refugio de Ocejo regresamos a la pista que nos llevará hasta el refugio de Las Viniegras, abierto pero lleno de escopetas, y giramos a la izquierda.

De nuevo pista hasta el cruce del GR 190 (2,5 km.). Desde aquí el recorrido es ya conocido y en todo caso el GR está muy bien señalizado.

Valoración

Es un recorrido muy ameno por la vistas y otoño es una época excelente para realizarlo, puesto que los bosques al fondo de los valles ganan mucho en colorido. Es también verdad que tiene mucha pista y acaban haciéndose pesadas, pero las vistas desde la cima de los Pancrudos, es de lo mejor de toda La Rioja.

Entorno natural

Estamos en el techo de la Sierra de la Demanda, sólo San Lorenzo, muy próximo y siempre a la vista, está por encima de los Pancrudos. Los pinares, aunque monótonos, están en buen estado pese a la sequía. En los tramos más altos los pinares ceden protagonismo al matorral bajo (brezos sobre todo), con afluencia de rocas, y praderas en las cimas. En el entorno del Monasterio la vegetación es más variada, con abundancia de encinas, retamas, cerezos silvestres… y quienes se animen a visitar la Senda de Valvanera, penetrarán además en un hermoso hayedo.

Pequeños riachuelos durante el recorrido, que son origen de los valles que contemplamos. Desde esta altura comprendemos mejor la difícil orografía de la comarca y el emplazamiento del Monasterio se hace todavía más sorprendente. Apenas hay rastros de actividad ganadera y en época de pasa, abundan los cazadores (y el peligro que representan para todos/as). Existen varias palomeras entre los refugios de Ocejo y el de Las Viniegras.

Monasterio de Valvanera

Historia

Aunque discutido, el nombre de Valvanera puede derivar de “Vallis Venaria” (valle de las venas de agua). El monasterio está situado en el centro de los montes Distercios, frontera natural entre Cantabria y Celtiberia primero, y Castilla y Navarra después.

Los orígenes del monasterio se remontan al siglo IX, cuando algunos ermitaños se agrupan adoptando una vida inspirada en la Regla de San Benito. Tras la Exclaustración de Mendizabal (1.853-1883), los monjes de San Millán iniciaron una campaña de predicaciones por toda La Rioja hasta lograr la reconstrucción del edificio.

Más allá de su ajetreada historia, el Monasterio actual es un rincón de envidiable tranquilidad y alberga la imagen de la patrona de La Rioja, motivo por el que es objeto de numerosas peregrinaciones.  Cuenta además con hospedería, restaurante donde degustar unos excelentes «Caparrones de Anguiano» (alubia tradicional de la comarca), cafetería y una tienda con productos locales de apreciable calidad.

Hoya de los Pancrudos

Recomendaciones

  • Elige un día despejado para realizar el recorrido.
  • Recorrido bastante elevado, posibles cambios bruscos de temperatura, no descuides el equipamiento.
  • Pantalón largo para atacar las cimas de los Pancrudos.
  • En invierno nieve en los tramos más elevados, nieve que además suele estar helada. Precaución, nieve y hielo requieren de equipamiento específico.
  • No olvides celebrar tu ascensión a los Pancrudos con el “licor de Valvanera”.

San Lorenzo desde los Pancrudos