Hoy, en el Día Mundial del Medio Ambiente, destacamos el azafrán ecológico “Castillo de Aguas Mansas”, por su impacto social y medioambiental en el pueblo de Agoncillo, La Rioja. Es el resultado del trabajo de  I+D+i  de la ingeniera agrícola Leticia Zorzano. Algunas de las rutas de Androsela Walkers atraviesan y rodean la sierra, donde vuelve a verse la flor del azafrán.

En la historia de La Rioja, el azafrán se ha cultivado en los pueblos de la sierra y ha sido un complemento a la uva y a otros productos agrícolas. Durante siglos, los agricultores han utilizado la reserva de azafrán para sobrevivir a malas añadas y a épocas de crisis económica. Tras décadas en el olvido, el azafrán volvió en 2.014 al campo riojano, en las manos de Leticia Zorzano.

Leticia dirige y coordina las tres plantaciones experimentales de azafrán ecológico en Agoncillo, Pipaona y Munilla, dos de ellas se encuentran en el área Reserva de la Biosfera, concretamente en los valles del Cidacos y de Ocón. “Castillo de Aguas Mansas” es el nombre de la producción en Agoncillo, su pueblo natal. De Junio a Octubre, un colectivo de mujeres cultiva, labra con azada, recolecta, deshidrata y separa los estigmas de la flor, de forma 100% tradicional.

El cultivo de azafrán ecológico es clave para el futuro de la economía riojana: se cultiva en Junio y se vendimia justo cuando acaba la temporada de la uva. Es compatible con el resto de cultivos, da continuidad al trabajo del vendimiador durante veinte días, es un complemento a otros cultivos y un producto no perecedero. En el mercado, tiene un valor aproximado de 3.000€/kg y se utiliza como especia, perfume, cosmético, tinte, colorante o medicina.

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de La Rioja realizó en 2.015 dos plantaciones experimentales de azafrán ecológico en Pipaona y Munilla, antes lo hizo en Agoncillo. Forman parte del Plan de Acción de Reserva de la Biosfera 2.014-2.023 y son coordinados por Leticia, Directora de Proyecto. Para ella, la formación profesional-universitaria de los jóvenes en el entorno rural es fundamental para el desarrollo y la rentabilidad de estos cultivos experimentales, cuyo objetivo es activar la economía de diferentes áreas, y su repoblación.

La producción agrícola de forma ecológica es un reto para el agricultor del S XXI. Se encuentra en una etapa global de transición hacia la sostenibilidad empresarial y la agroecología, basada en el mantenimiento de los recursos naturales, en la recuperación de la calidad del suelo, en la reforestación de las áreas desoladas, en el cumplimiento de las Buenas Prácticas Agrícolas y en la recuperación de las fuentes de agua.

Texto de nuestra amiga y colaboradora : Eider Iturbe

Para saber más (+)